top of page

UNEXPECTED


NINA handle, designed by Daniel Libeskind for Olivari collection. www.olivari.it


Lo que le sucedió a Daniel Libeskind, cuando siendo inmigrante polaco, hijo de supervivientes del Holocausto, y arquitecto tardío, pues levantó su primer edificio a los 52 años; fue algo INESPERADO.

Ganó el concurso para levantar la torre que debía de sustituír a las Torres Gemelas de Nueva York, tras el atentado del 11-S.

Y es que tantas cosas buenas de la vida, son inesperadas ó incluso fortuitas.

Con su chaqueta de cuero y sus características gafas de pasta negra, con una vida itinerante y de supervivencia a sus espaldas, Libeskind defiende la espera de lo inesperado, que apunta, si no crees en ello no llega.


Decía Albert Einstein que podemos creer que no existen los milagros ó que todo es un milagro.


Contempla con ojos radiantes el mundo que te rodea, porque los mayores secretos se esconden siempre dónde menos se piensa. Son palabras de Gustave Flaubert, que añadía que quién no cree en la magia, nunca la encontrará.

No sabemos lo que habrá detrás de cada puerta que se abre..., pero creyendo en la magia, hoy giramos la manilla NINA, apreciamos su tacto, su estilizado diseño que firma Daniel Libeskind para Olivari.

A ver qué pasa...


















Kommentarer


bottom of page